PIEL CON PIEL

Capa a capa como piel con piel es la protección que debe llevar la carrocería del coche. El  tratamiento y recubrimiento de superficies, en especial, en carrocería de vehículos, se basa en las propiedades químicas de los materiales. Esto da para un nuevo post,.. ¿será por que tengo que pasar por taller en breve?. Sea por lo que sea, volvemos a hablar de química y en esta ocasión, a todo gas.

LA DERMIS DE TU COCHE

Al igual que nuestra piel, la carrocería de tu vehículo se divide en capas para protegerlo del ambiente exterior. La lluvia, el sol, excrementos de aves y proyecciones aceleran la corrosión rompiendo las capas de pintura que exponen a la chapa metálica al oxígeno.

Se emplean piezas plásticas para las partes de baja resistencia mecánica, de aluminio o aleaciones de éste en piezas de gran tamaño y resistencia mecánica baja al resistir la oxidación. Para aumentar la resistencia mecánica, la industria de automoción desarrolla materiales compuestos o técnicas de hidroconformado, galvanizado para acero o imprimaciones anticorrosivas.

Cosmeticar: cosmética en tu coche

La piel está formada por epidermis más externa, dermis papilar y reticular y tejido subcutáneo. La capa ácido-grasa de la piel es la primera barrera de protección frente a agentes nocivos y evita la pérdida de hidratación.  Son los queratinocitos los responsables de esta función, además de colaborar con la respuesta inmune gracias a la síntesis de citoquinas.

La dermis es el tejido conectivo bajo la epidermis compuesta de fibroblastos, colágeno, reticulina, arteriolas, elastina, terminaciones nerviosas y demás glándulas. Es el sostén de la epidermis, encargada de hidratar y lubricar la piel, regular la temperatura corporal y almacén de agua retenida por el ácido hialurónico.

La capa inferior protectora de la piel llamada hipodermis es una red de vasos sanguíneos en conexión con órganos internos, sensores de cambios de presión y temperatura y reserva energética.

En la carrocería del coche se refuerza de igual forma la capa externa con óxido del mismo metal.  Esta capa de óxido puede ser hermética o porosa. La primera de ellas surge de la reacción de oxidación superficial entre el zinc o aluminio y oxígeno, conocida como autopasivación. En cambio, la capa porosa se forma la misma reacción entre acero y oxígeno no autosellante; se crean poros que permiten contacto entre el ambiente sin detener la reacción. Debido a esto, en aceros se emplea la técnica de galvanizado, garantizando la protección por sacrificio ante corrosión por la película de zinc. Este metal se sacrifica ante la reacción de oxidación en lugar de la chapa del coche. Solo hace falta aislar esta capa sellando con una película hermética de pintura protectora. Epidermis sobre la dermis.

La protección por revestimiento en carrocería es la loción solar para tu coche: cubrir las chapas de acero laminado por las 2 caras o solo  por 1; metálico, no metálico o la combinación de ambos y con distintos elementos o aleaciones. Son la barrera física para que no llegue la corrosión y barrera química al absorber el oxígeno para que no llegue al acero.

Para las carrocerías de alta gama se emplea aluminio soldadas con tecnología láser. El resto emplean chapas prerrevestidas con materiales plásticos en piezas de baja resistencia estructural como techo o maletero.

Al igual que los pasos a seguir en cosmética para cuidar nuestra piel facial, la carrocería sufre 6 tratamientos superficiales:

  • Fosfatado y pasivado: rociado o inmersión de solución acuosa fosfatante de zinc para obturar poros. El pasivado siguiente elimina la rugosidad superficial para continuar con el siguiente tratamiento. El zinc es el gran amigo; forma fácilmente enlaces covalentes y de coordinación, reacciona con ácidos y bases y, lo mejor, forman aleaciones metal contra metal.
  • Imprimación cataforética: inmersión en cuba de solución protectora muy rica en zinc para someter a corriente eléctrica y conseguir que las partículas del metal sean atraídas y penetren por la chapa. Ésta se conecta, para ello, al polo negativo o cátodo y la solución al polo positivo y así crear una capa protectora de 20 micras.
  • Aplicación de aparejos: aplicación de capas de pintura de fondo al interior y exterior para mejorar la adherencia de pintura y proteger la imprimación cataforética.
  • Pintura de acabado: rociado de capas finales de base agua que da brillo, dureza y protección frente a UV.

La piel hay que cuidarla, la carrocería también. Y ambas las cuidarás con química.

DUDAS QUIMIDICESNEWS: SEGURIDAD EN COSMÉTICA

Image from page 37 of "Women of all nations, a record of their characteristics, habits, manners, customs and influence;" (1908)

Este post parte de vosotros, está escrito gracias a la duda química que nos manda Ana a través del banner del blog:

¿Sodium Lauryl Sulfoacetate es un ingrediente dañino para mi pelo?

Pero, antes de contestar, vamos a explicar los componentes de la cosmética capilar.

El cabello nace en las cavidades de la epidermis, los folículos pilosos, llegando hasta la dermis. La parte del cabello que se queda dentro del folículo es la raíz, y el resto libre, tallo. Los productos cosméticos a la venta clasifican los cabellos en normales, con aspecto brillante y equilibrio fisiológico; cabellos secos, con apariencia árida, tendencia a romperse por falta de grasas y humedad; y cabellos grasos, con gran actividad de las glándulas sebáceas.

HC07929-71

Los detergentes son productos que llevan surfactantes o tensioactivos para salvar la tensión superficial del agua y limpiar la suciedad sólida o líquida. En el champú también arrastra en el agua está materia incluso eliminando la grasa del pelo. Por eso necesita también sustancias químicas permitidas seguras que hagan este trabajo.

Cada año se introducen en la industria nuevos agentes químicos para el bienestar de la ciudadanía y el impulso económico. Alrededor de 30.000 químicos se han registrado en 2018 según la agencia europea ECHA.

https://echa.europa.eu/es/

En esta página puedes consultar las consultas públicas, donde comprobar las medidas de control ante estos nuevos compuestos químicos.

Image from page 96 of "First-year nursing : a text-book for pupils during their first year of hospital work" (1921)

El “Sodium Lauryl Sulfoacetate” se le llama de otras formas: sodium 2-(dodecyloxy)-2-oxoethane-1-sulphonate, Dodecyl sodium sulfoacetate, sodium 2-(dodecyloxy)-2-oxoethane-1-sulphonate. Pero no es una sal sulfato, algo que puede a llevar a confusión.

Este compuesto sintético se usa por consumidores y profesionales en cosmética y cuidado personal, productos de limpieza. En la web de ECHA podemos consultar qué riesgo tiene (irritante para ojos).

Image from page 560 of "Northward over the great ice : a narrative of life and work along the shores and upon the interior ice-cap of northern Greenla

Otro compuesto es “Sodium Lauryl Sulfate”, que también podemos encontrar como Sodium dodecyl sulphate y Sulfuric acid, mono-C12-16-alkyl esters, sodium salts.

Los usos de esta molécula son más amplios: productos de limpieza, adhesivos, arcilla de modelaje, selladores, pulimentos y ceras, productos de cosmética y cuidado personal. En cuanto a los riesgos, se indican aquí está el gráfico, el mismo que en el caso anterior.

La mala fama de compuestos sulfatos en cosmética puede basarse en el listado de las sustancias prohibidas en el sistema de cosmetovigilancia.

En el post Eau de Navidad hablábamos de la cosmetovigilancia y las normas relativas al control en beneficio del consumidor. Productos más seguros, menores costes administrativos y mayor seguridad jurídica son los ítems del reglamento europeo.

Woman aircraft worker, Vega Aircraft Corporation, Burbank, Calif. Shown checking electrical assemblies  (LOC)

A día de hoy, las últimas actualizaciones de la normativa sobre recogida, evaluación y seguimiento de información de productos cosméticos son:

  • Artículo 23 del REGLAMENTO (CE) Nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de noviembre de 2009, sobre los productos cosméticos.

El Reglamento 1223/2009 sobre productos cosméticos establece, en su artículo 23, que los distribuidores y personas responsables de productos cosméticos tienen la obligación de notificar todos los efectos graves no deseados relacionados con el uso de productos cosméticos, de los que tengan conocimiento. Esta notificación deberá dirigirse a la autoridad competente del Estado miembro donde se produjeran los mencionados efectos.

El Real Decreto 85/2018 establece que la AEMPS es la autoridad competente en España a la que las personas responsables y los distribuidores deben notificar los efectos graves no deseados relacionados con el uso de productos cosméticos, de los que tengan conocimiento.

Además regula la comunicación de efectos no deseados graves por los profesionales sanitarios y establece el Sistema Español de Cosmetovigilancia, destinado a recoger, evaluar y realizar el seguimiento de los efectos no deseados observados con productos cosméticos.

La industria de productos cosméticos debe cumplir con los requisitos de buenas prácticas (GMP) que les apoyan en el cumplimiento de esta normativa. Así se garantiza la eliminación y prevención de deficiencias en la calidad y sus impactos en nosotros, los consumidores.

Image from page 183 of "The manual on barbering, hairdressing, manicuring, facial massage, electrolysis and chiropody as taught in the Moler system of colleges" (1906)

Sustancias prohibidas por su toxicidad:

  •  Prunus laurocerasus L (agua destilada de laurel cerezo) (tóxico incluido en ORDEN SCO/190/2004, de 28 de enero)
  • Aceite de granos de Laurus nobilis L
  • Sulfato de níquel
  • Sulfato de cobalto
  • Sulfato de dietilo
  • Sulfato de dimetilo
  • Sulfato de toluidina (1:1)
  • Metilsulfato de poldina (DCI)
  • Sulfato de [[1,1′-bifenil]-4,4′-diil]diamonio
  • Sulfato de bencidina
  • Sulfato de 3,3′-diclorobencidina
  • Sulfato de 4,4′-bi-o-toluidina
Image from page 316 of "Shakespeare on the stage" (1911)

La información sobre estos compuestos químicos aparece en la etiqueta como lista INCI (International Nomenclature of Cosmetic Ingredients) y “Sodium Lauryl Sulfate” es el segundo ingrediente en la mayoría de estos cosméticos. Por eso es el foco de atención para críticas a la industria química.

Pero el problema que nos debe preocupar es la elaboración de cosmética natural como el caso de jabón de Alepo “slow cosmétique”, que está hecho a base de aceite de bayas de laurel. Laurus nobilis está incluido en la lista de sustancias prohibidas en cosmética industrial.

Image from page 51 of "To California and back;" (1897)

Y, para terminar, presentamos la evolución de tensioactivos en cosmética: surfactantes no iónicos capaces de trabajar a temperaturas menores de 20ºC, agentes quelantes biodegradables con las mismas propiedades espumantes.

Espero, Ana, que este post haya respondido a tu duda y demostrarte la seguridad en la que nos encontramos.